26 dic. 2012

Aplicaciones: ni con ellas ni sin ellas.

Actualmente es impensable comprarse cualquier cacharro que no tenga aplicaciones. Lo que antes llamábamos programas y ahora aplicaciones son esos juegos que te enganchan durante horas, ese procesador de texto en el que has escrito más palabras que el autor de Juego de Tronos, o esa hoja de cálculo en la que has entrado más fórmulas de las que Einstein jamás escribió en su pizarra.

Pues bien, las aplicaciones en realidad son unos parásitos peligrosísimos: Se instalan en tu sistema operativo, echan raíces en él, pelean ferozmente por sus nutrientes, y lo acaban dejando seco. Y cuando esto ocurre, todo el ecosistema muere, hay que borrarlo todo y empezar de nuevo: ocurre con Windows, iOS, Android, Linux... y a continuación toca tirar de copias de seguriad y de descargas para volver a plantar esas mismas aplicaciones que volverán a canibalizar el sistema operativo hasta que el Ciclo de la Vida vuelva a cerrarse fatalmente.

Pero hubo un tiempo en que una aplicación era una única carpeta en tu disco duro. Más o menos grande, con más o menos subcarpetas, pero estaba ahí contenida. Sabías que si la borrabas, desaparecería como si nunca hubiera existido. Sabías que si la copiabas a tu nuevo y flamante ordenador, volvería a funcionar perfectamente sin perder apenas tiempo en configurarla de nuevo. Pero todo eso terminó, o en realidad duró muy poco. Ahora mismo -y es aquí donde quería llegar- tener un sistema operativo implica que cuando muera o tengas que actualizarlo, vas a pasarte la tarde o lo que queda de fin de semana instalando aplicaciones, restaurando copias de seguridad, y rezando a todas las deidades existentes para que no hayas perdido nada en el proceso (aunque siempre se escapa algo, no falla).

Vale que actualmente la mayoría de sistemas operativos tienen opciones de copia de seguridad y de restauración. En ocasiones van muy bien, pero en otras consiguen que el desierto árido en que se había convertido tu anterior sistema operativo, vuelva a aparecer como por arte de magia en el nuevo y acabes preguntándote si valía la pena haber hecho ''el traslado''.

Ojalá las aplicaciones pudieran volver a ser transportables en vez de estar troceadas por todo el espacio de almacenamiento. Que sus configuraciones residieran donde dichas aplicaciones, y no en ninguna carpeta compartida o perdidas por ahí en alguna clave de algún registro inmundo. De esta manera el sistema operativo no sufriría, las aplicaciones podrían borrarse de un plumazo o conservarse o reinstalarse de manera cómoda y segura. Orden en el caos. Luz en la oscuridad. ¿O acaso os parecería bien tener la mesa del comedor compartiendo elementos con la mesita de noche y el escritorio? (vale, algún manazas lo habrá conseguido montando sus muebles de IKEA, ¡pero no cuenta!).

16 dic. 2012

Visor JPS (fotos JPG en 3D)

Poco antes del viaje a Japón me llegó una de esas ofertas vía e-mail con ofertones varios, uno de ellos una cámara Aiptek 3D por 50 euros si no recuerdo mal, que las reviews dejaban como bastante potable (a saber, grabación HD 720p, y fotos de creo que 3 o 4 mpx)

La cámara no es ninguna maravilla y casi parece un juguete, pero cumple bastante bien con su cometido, especialmente las fotos y muy especialmente tras actualizarle el firmware. El problema llegó cuando abrí dichas fotos JPG en el ordenador (en la TV al activar el modo 3D se ven muy bien, como ya digo):



13 dic. 2012

Al pan, pan; y el catalán, en Catalunya

He estado las últimas horas dándole vueltas al tema del catalán en las escuelas de Catalunya. No voy a entrar en ideologías, me ceñiré a los hechos: después de décadas con un sistema de educación que prima la enseñanza del catalán por ser lengua minoritaria respecto al castellano y muy castigada durante la dictadura franquista, los resultados de la Selectividad (examen a nivel Español que hay que pasar para poder acceder a la Universidad) demuestran que todos los estudiantes catalanes acaban la enseñanza dominando tanto el catalán como el castellano. De hecho, si salimos a la calle oiremos los dos idiomas indistintamente y si nos vamos a Barcelona, lo raro en algunos barrios será oír el catalán.

Yo, como hijo de padres andaluces que fueron a vivir a Catalunya, he vivido en mis carnes el modelo de inmersión y si he de confesar la verdad, no recuerdo en qué momento aprendí cada lengua. Cuando fui suficientemente mayor para hacerme esta pregunta, ya las sabía y las tenía asumidas y hablaba ambas con normalidad. Hacer más o menos faltas ortográficas, eso ya es algo que se cultiva o que se deja marchitar con los años.

Por eso ahora con la que está cayendo, con los recortes a nivel estatal en educación y con unos resultados escolares nefastos... me hace mucha gracia que el gran problema a solucionar sea que en Catalunya se enseña el catalán y que algunos creen que eso perjudica al castellano. Por una cosa que lleva décadas (repito: DÉCADAS) funcionando, ¿realmente hace falta legislar y encabritar a la gente porque algunos no les gusta que se enseñe como se enseña el catalán?

Y lo peor es ver como grandes mártires del sistema a esas pocas familias que piden que a sus hijos se les enseñe en castellano. ¿Sabéis qué veo? Veo adultos egoístas, incapaces de asumir una realidad lingüística que no les gusta y que odian por lo que sea, y que como no logran superarlo tratan de TRASLADAR a sus hijos el mismo problema que tienen ellos. Y creedme que sé de lo que hablo porque he visto a una de esas familias conseguir que sus hijos no estudiaran en catalán como los demás, y he visto a esos hijos años más tarde deprimirse porque sus amigos no tenían ningún problema con las dos lenguas y ellos sí con el catalán y se sentían mal (todo el rollo adolescente de ''no encajo'', pues añadidle un complejo más a todos los que ya vienen en el pack de la adolescencia).

Cada día tengo más claro que hay una serie de políticos (por no decir la mayoría) que por ganar un poco de notoriedad, desviar la atención de lo que realmente importa y de paso, llevarse unos cuantos votos de gente que sólo escucha lo que quiere oír, desmontarían la propia democracia. Ah no, que eso ya lo están haciendo.

12 dic. 2012

Wii en Full HD... va a ser que no

Hace poco que tenemos en casa una TV plana Full HD. La XBox brilló en todo su esplendor, la TDT demostró que de HD tiene lo que yo de atleta olímpico -con alguna honrosa excepción-, pero lo doloroso fue comprobar que nuestra vieja Wii pasó de verse "bien" en la TV de tubo que teníamos a verse FATAL, porque su resolución no pasa de los 480p.

Buscando por eBay encontré este adaptador a HDMI que promete ampliar la imagen a Full HD por 15 euros:

11 dic. 2012

El engaño de la homeopatía

Tenía pendiente mirar este artículo y su reportaje sobre la homeopatía: siempre he sido muy escéptico con este tema, pero enterarme por el reportaje que la ley Europea y por extensión la Española permiten vender estos ''fármacos'' sin que hayan demostrado su eficacia debido a la presión de los fabricantes (al contrario de los medicamentos tradicionales, atados a estrictos controles de calidad y larguísimos años de experimentación) y que no se pueda reclamar su no eficacia por no ser considerados realmente medicamentos sino algo así como complementos, me ha dejado bastante mosca. Y más mosca aún porque todos los estudios serios sobre pacientes a los que a unos les han dado placebo y a otros homeopatía (y todos pensaban que se les daba homeopatía) han dado exactamente el mismo resultado.

Y luego está el tema de la fabricación: se prepara un compuesto basado en alguna sustancia, se coge una gota, se diluye en agua, se coge una gota de esa dilución, se vuelve a diluir en más agua, y así hasta 30, 40 o más de 100 veces, que al parecer cuanto más diluido el compuesto activo, más efecto en nuestro organismo debido a la ''memoria del agua''. Y digo yo, si el agua tuviera esa memoria que dicen, debería haber contraido todas las enfermedades existentes al beberme un vaso de agua del grifo, porque en algún momento habrá estado estancada por ahí antes de pasar por la depuradora, y además debería tener todos los efectos beneficiosos existentes por el hecho de haber pasado alguna vez por algún manantial de la montaña más verde y pura del planeta.

En fin, estoy muy de acuerdo con la medicina natural en cuanto a utilizar plantas que nuestros antepasados han usado desde la prehistoria porque curan, pero no estoy de acuerdo con que me vendan un frasquito de agua que en algún momento ha tenido disuelta alguna molécula de alguna planta. Be water, my friend -_-

10 dic. 2012

Domingo, 9 de Diciembre de 2012

Esta es la última entrada sobre nuestra luna de miel en Japón. En próximos días quizá edite las entradas para añadir algún mapa y algún nombre, o corregir algo que con las prisas y los dedazos de escribir en el iPhone quedara mal. Así que hasta aquí nuestro viaje... ¡¡hasta la vista, Japón!! :)

Sábado, 8 de Diciembre de 2012



Viernes, 7 de Diciembre de 2012



Jueves, 6 de Diciembre de 2012



Miércoles, 5 de diciembre de 2012



Martes, 4 de Diciembre de 2012



Lunes, 3 de Diciembre de 2012



Domingo, 2 de Diciembre de 2012



Sábado, 1 de Diciembre de 2012



Viernes, 30 de Noviembre de 2012


Llevamos con hoy 10 días en Japón. Aunque tengo morriña de casa, familia, amigos... la verdad es que la experiencia está siendo, otra vez, formidable. A pesar de no entender ni papa si no hablan o escriben en inglés, a pesar q alguna gente te mire raro o incluso se aparte, pero q te reciban siempre y sin excepción con una sonrisa en la boca, que se disculpen al menor tropiezo, que te intenten ayudar sin reservas como buenamente pueden, las constantes inclinaciones q te hacen y q haces automáticamente al despedirte o saludar; y sobretodo verlo todo impoluto, hasta los rincones más recónditos de una estación; no encontrar ni uns caca de perro en un país lleno de ellos y sin papeleras, que en ningún momento sientas el temor de ser atracado o robado, q en las tiendas no te sigan ni te miren como si fueras a llenarte los bolsillos a hurtadillas y puedas salir y entrar de ellas porque ls línea de cajas está por ahí y nadie tiene la mala idea de irse sin pagar, que los precios sean siempre los mismos sin apenas variación estés en el aeropuerto o en una zona turística o en una calle vacía de las afueras, la comodidad de las máquinas de bebidas por todas partes, los sistemas de pago, los tornos de acceso a estaciones de tren y metro q están siempre abiertas y sólo se cierran si tu billete está mal o la Suica sin dinero, q vayas a un "todo a 100" y q la mercancía sea de calidad y no como lo que encuentras en España q a veces no aguanta ni el primer uso, que las bicicletas pasen por todas partes, con escolares, amas de casa, oficinistas, turistas... y la gente de a pie simplemente se aparte o se haga la remolona para q busques otro camino y ni se planteen mirarte mal o increparte, q siempre haya algún empleado y personal por los sitios y no sólo máquinas y carteles para buscarte la vida... Tantas y tantas cosas q vuelvo a tener la sensación de que algo falla y chirría y se desmorona y huele a podrido en lo más bajo de nuestras sociedades occidentales. No digo q los japoneses no tengan nada de eso, pero se guardan muy bien de que "les joda" el día a día a ellos y especialmente a los demás si pueden evitarlo. Tampoco digo q fuera de japón sea todo malo, ¡no! Pero uno compara y no puede evitar que se le suban los colores al ver todo esto.


Jueves, 29 de Noviembre de 2012



Miércoles, 28 de Noviembre de 2012



Martes, 27 de Noviembre de 2012



Lunes, 26 de Noviembre de 2012



Domingo, 25 de Noviembre de 2012



Sábado, 24 de Noviembre de 2012



Viernes, 23 de Noviembre de 2012



Jueves, 22 de Noviembre de 2012



Miércoles, 21 de Noviembre de 2012


Nota 10/12/2012: Empiezo una serie de entradas sobre nuestra luna de miel en Japón, escritas con mi iPhone 4 en los ratos muertos de tren o de antes de irme a dormir, y subidas originalmente a LiveJournal (porque la app de Google daba problemas subiendo imágenes y la de mi vieja cuenta en LJ no, manda webs...), y aprovechando cualquier red WiFi abierta que pudiéramos encontrar: hoteles, restaurantes, estaciones de tren, convinis... ;)