31 jul. 2013

A ver, Google y Samsung. ¿Realmente era necesario hacerlo?

Me he enterado de dos noticias tecnológicas (tres en realidad) que han pasado sin pena ni gloria:

Una va sobre el anuncio a bombo y platillo que hizo Google diciendo que su tablet Nexus 7 ya se vende más que el iPad: resulta que a Google se le "olvidó" decir que estas cifras eran sólo válidas en Japón. Y además resulta que no tuvieron en cuenta las ventas de iPads en las Apple Store (que es donde se venden la mayoría), por lo tanto el Nexus 7 ni se vende más en todo el mundo, ni tampoco lo hace en Japón. Mentira flagrante por parte de un todopoderoso Google: ¿realmente os hacía falta?

Y la otra va sobre Samsung y su buque insignia Galaxy SIV (el dotado con el procesador más potente de toda la saga). Pues resulta que unos analistas han descubierto que cuando se pasan los tests de rendimiento que luego salen publicados en los medios, el Galaxy rinde más que cuando se usa un juego o se pasan tests de compañías menos conocidas que los habituales. Indagando en el código fuente, resulta que el Galaxy SIV al detectar que se están ejecutando tests de rendimiento, se overclockea automáticamente mejorando hasta en un 11% los resultados. El usuario nunca disfrutará de ese rendimiento extra porque recordemos que overclockear significa llevar un dispositivo más allá del límite marcado por el fabricante, con riesgos incluso de averiarse por el sobreesfuerzo. Samsung, líder en ventas mundial de smartphones y líder indiscutible de dispostivos Android... ¿realmente os hacía falta? (claro que de los Coreanos ya estamos acostumbrados a que nos den gato por liebre, como -de nuevo- el Galaxy SIV edición ''acuática'' que se invalida su garantía si se moja y que muchos usuarios dicen que al meterlo en el agua se les ha estropeado -pese al publicitado modo de fotografía y vídeo acuáticos que incorpora-).

Lo peor no es que dos de las más grandes compañías tecnológicas del momento se hayan permitido el lujo de engañar (ni que sea un poquito) a sus clientes... lo peor es el doble rasero que impera porque si Apple hubiera hecho esto mismo y se hubiera descubierto como ha ocurrido con Google y Samsung, estaríamos saturados de titulares y noticias e interminables debates sobre lo bajo que ha caído Apple, lo engañados que viven sus clientes, lo malísima que es la multinacional, etc etc etc... a todo lo largo y ancho de Internet y de los medios tradicionales. ¡Como si lo estuviera viendo!

29 jul. 2013

Reflexiones

Soy una persona que a veces se me puede meter una idea entre ceja y ceja y entonces me cuesta muchísimo moverme de ella y cambiar de opinión. Creo que es algo inherente a nuestra especie, y por eso al discutir intento siempre ponerme en el lugar de la otra persona o del otro punto de vista, y tratar de ver si no seré yo el que está equivocado. Requiere esfuerzo y es como nadar contracorriente con el propio cerebro, y a veces significa tener que admitir que uno está equivocado.

Por eso me molesta mucho y me desalienta encontrarme con gente (y diría que cada vez más) que no hace ese esfuerzo, que ni se lo plantea siquiera, que se cierra en banda automáticamente y que descarta cualquier esfuerzo y argumentación que les presentes, incluso cuando les quedaría claro que están equivocándose a poco que quisieran escucharte. Entiendo que cuanto más mayor se hace una persona, más pueda costar cambiar la manera de pensar, ¡pero es que no hablo de gente mayor!

En momentos así, no me extraña que a veces las cosas vayan tan mal en tantos niveles: parece que la gente se crea en el centro de todo, que cada vez escuche menos a los demás, y que cuando escucha sencillamente dejan que les resbale lo que oyen si no les interesa.

25 jul. 2013

Desmontando mitos sobre el pasado

A través de Feedly (uno de los sucesores de Google Reader), llegué a este artículo que me pareció sumamente interesante:


Frase lapidaria cuyo enlace encierra revelaciones que dejan muy mal parada la idea colectiva que mayormente todos tenemos sobre el pasado (y no un pasado lejano de cuando vivíamos en cuevas y cazábamos animales con palos y piedras... sino un pasado que abarca desde que fuimos Humanos y hasta casi el siglo XX y según en qué zonas, aún están ahí desgraciadamente).

Creo que todos al hablar de la Edad Media nos viene a la cabeza imágenes de grandes castillos, justas, trovadores, guerras heroicas... o el Imperio Romano con sus grandes ciudades y coliseos, sus ejércitos invencibles... y se nos olvida que el día a día en un mundo sin medicina, sin apenas conocimientos, con un índice casi del 100% de analfabetismo, oscurantismo... todo eso nos descubre el artículo y nos deja un mundo bastante desolador: esperanza de vida de 30 o 40 años, enfermedades campando a sus anchas, comida pobre y poco equilibrada... creo que ha marcado un punto de inflexión en lo que tenía asumido hasta ahora, descubriéndome que las cosas no son tan bucólicas como nos las imaginamos o las pintan en novelas (y ya no digamos en películas). Y si nos paramos a pensar, pese a tanto maquillaje, los indicios están ahí: barrios insalubres y estrechos, ausencia de cloacas y si las había corriendo abiertas en los barrios pobres, letrinas que no eran más que agujeros, animales domésticos viviendo en la misma casa... sí, los más ricos y poderosos se bañarían en leche de burra y comerían opíparos festines, pero la gente de a pie como nosotros, viviríamos en condiciones bastante deplorables y que convertirían nuestra existencia en... bien, bastante más breve y penosa (y pese a todo, por no conocer otra cosa, seguramente seríamos felices y comeríamos perdices acabadas de desplumar XD).




13 jul. 2013

Wilbur, ganadora del YCC 2013

La Yamato Cosplay Cup es un concurso internacional de cosplay, es decir el arte de disfrazarse lo más fidedignamente posible a un personaje de anime, manga, videojuego, película... El cosplay se popularizó a raíz del afán de los aficionados y aficionadas a la cultura japonesa, que en eventos tales como salones y convenciones empezaron a ir disfrazados de sus series y personajes favoritos. Con el tiempo, el cosplay se fue popularizando, extendiendo, perfeccionando y profesionalizando a medida que la generación que lo disfrutaba crecía y se hacía adulta y ponía en juego materiales y técnicas cada vez más sofisticadas: desde trajes de marinerita de Sailor Moon hasta la armadura completa de Tony Stark con iluminación y efectos de sonido, lo imposible deja de serlo y la magia trasciende para poderla ver, tocar y disfrutar en vivo.

Uno de los eventos más importantes se realiza cada año en Brasil, y convoca a participantes de muchos paises para que compitan por demostrar quién es el mejor cosplayer internacional. Mi mujer Wilbur quedó como finalista para representar España, y llevando un precioso traje de Anastasia (de la película de animación), ayer quedó ganadora llevándose el primer premio con esta magnífica actuación que quita el hipo y que hizo vibrar al público. ¡Te lo mereces, campeona! ¡Ganadora de la Yamato Cosplay Cup 2013! <3


Os dejo con algunas fotos y las correspondientes fuentes de las mismas: