30 jun. 2013

Feliz cumpleaños

Tal día como ayer, un 29 de junio de 2007, Steve Jobs presentó al mundo un teléfono llamado iPhone. Una pequeña tableta de gran pantalla, totalmente táctil y sin teclado físico. La endiablada velocidad con la que respondía al tacto y la tremenda facilidad de uso que ofrecía, encandiló a millones de usuarios echando toneladas de tierra sobre aquellos que auguraron su fracaso por tener menos prestaciones que por ejemplo las toscas Blackberrys de la época. Quedó demostrado que la gente prefería tener menos prestaciones pero más intuitivas y rápidas que miles de herramientas difíciles de usar y desperdigadas en antipáticos menús y submenús de los sistemas operativos del momento. Android, aún en pañales y con aspecto de Blackberry e incluso con teclado físico muy similar, cambió muy rápido y la carrera de los smartphones empezó y ha sido y sigue siendo imparable. 


¡Feliz cumpleaños y feliz retiro, viejo amigo!

26 jun. 2013

[video] "Los García, Catalunya y el futuro de todos"

Como he comentado en otras entradas de este blog, vivo en una Comunidad Autónoma de España. En una región llamada Catalunya con idioma y cultura distinta a la Española, a pesar de que el castellano y la cultura Española tienen perfecta cabida.

Debido a esta diferencia cultural, la historia del país está llena de tiras y alfojas entre España y Catalunya: los primeros por ''españolizar'' y disolver algo que consideran extraño en su territorio, y los segundos por proteger y normalizar un idioma y una cultura en minoría dentro de un pais que no les entiende. Y que cada vez hace menos por entenderlos (y ojo, no me refiero a la gran masa de gente de a pie, sino a la selecta y poderosa clase política Española y a su incansable e insaciable legión de seguidores que incluye además cadenas de televisión, emisoras de radio, periódicos, portales de internet... que están las 24 horas del día los 365 días del año sembrando odio a costa de los catalanes y lo ''malos que son'' por tener un idioma propio y no sentirse a gusto en España).

Y claro, ahora que estamos en crisis y con un 25% de la población activa en paro, es cuando las diferencias se hacen más notables e hirientes y si antes se iba tirando, ahora no hay manera de avanzar hacia ningún lado más que hacia abajo, al fondo de un pozo sin fondo.

A partir del minuto 2:20 del vídeo, el presentador empieza a disparar datos, hechos, cifras a cuál más mareante y escalofriante. Y no porque justifiquen una hipotética independencia de Catalunya, sino porque dejan en evidencia el despropósito de una España que históricamente sólo ha sabido mirarse el ombligo y funcionar a base de palos a la ciudadanía, a la inteligencia y al sentido común. Si la mitad de las cosas que este señor dice, el Gobierno de España se encargara de hacerlas realidad (mejor repartición de impuestos, infraestructuras, corredor mediterráneo, hub internacional de aeropuerto en Barcelona, traspasos reales de competencias...), ni Catalunya estaría como está, ni sus políticos ni sus ciudadanos creerían que no queda otra solución que bajarse del tren, ni la crisis sería tan mala para todos porque pese a lo que les pese a algunos, la situación estratégica de Catalunya (con sus puertos mediterráneos y su conexión con el sur de Europa) podrían ser realmente un motor para todo el pais. Pero no, visto el vídeo queda claro que el poder político más recalcitrante Español lleva décadas enfrascado en ahogar y ralentizar una Comunidad Autónoma que nunca ha sido bien vista por motivos culturales y que a día de hoy, de Autónoma tiene el nombre y la gestión de la limpieza de la red de trenes de cercanías. 

Y no lo digo por sentirme más o menos catalán, ni más o menos indignado, ni con más o menos odio hacia nadie: lo digo porque es la realidad la que se encarga machaconamente de recordarnos todo esto desde que sale el sol hasta que se pone. ¿Soluciones? No soy quién para darlas, sólo espero que quien ostenta el poder piense con la cabeza y no con la testosterona del toro de Osborne.

6 jun. 2013

Acer Iconia W3 --- I'm in love...



Hace pocos días se ha hecho oficial el que considero el primer cambio importante en el actual panorama de las tablets, saturado de productos y subproductos con Android, pero dominado por Apple y sus iPad.

El Acer Iconia W3 ante una pequeña tablet que podría ser una más del montón si no es porque al fijarnos, lo que esconde en su interior es un PC: un ordenador de sobremesa ''clásico'' en todos los sentidos: procesador, arquitectura x86, Windows 8 completo, etc etc etc.

Eso significa que aparte de las aplicaciones específicas para lo táctil que vienen con Windows 8 y su sistema de ''mosaicos'', tendremos también el escritorio clásico, con acceso a todas las aplicaciones que nos dé la gana habidas y por haber del mundo de los ordenadores o la que nos dé la gana programar EN EL MISMO dispositivo (instalar un Visual Studio y empezar a hacer aplicaciones con el propio cacharro será cuestión de chasquear los dedos y ponerse a escribir código). Y eso significa además compatibilidad con casi cualquier hardware que podamos conectar vía inalámbrica o USB: discos externos, impresoras, pantallas externas, teclados, ratones, blu-ray, tabletas digitalizadoras, cámaras, escáneres, ............!!!!!
El teclado va aparte, y costará unos 70 euros,
aunque funcionará cualquier teclado USB o bluetooth ;)

Las especificaciones son bastante modestas: procesador Intel Atom de doble núcleo creo que a 1.8 ghz, 2 gb de RAM, WiFi, Bluetooth, USB, HDMI, etc etc etc. Vale, no tiene diskettera!! Ni lector de DVD!! Pero conectados al USB vais a poderlos usar igual y lo mejor: a diferencia de los portátiles al uso, esta pequeña tablet promete 8 horas de autonomía (habrá que ver si es cierto).

En cuanto al almacenamiento, no tiene disco duro tradicional sino uno SSD de 32 o 64gb ampliable con tarjetas SD como habitualmente ocurre con las tablets Android. Esto, en un tamaño de pantalla de 8 pulgadas con resolución algo superior al HD Ready 720p que no destaca pero que tampoco se queda corta.

Por ser la primera generación de esta tablet, se han quedado en el tintero la conectividad 3G, probablemente el GPS, y quizá algo más de lo que nos enteraremos cuando se publique toda la información. Pero...

¿Y el precio?
Aquí está la gracia: poco más de 300€. No es una ganga, pero recordemos los precios del iPad y de las gamas altas de Android que no bajan de los 500 euros en ningún caso, y estamos hablando de productos con sistemas operativos muy evolucionados sí, pero pensados para dispositivos móviles y no para ordenadores de tomo y lomo.

Os dejo con la página de Acer (aunque la información aún es un poco escueta) y un vídeo en el que se le ve en acción:

White screen of the death

Llevo una temporada con mi fiel iPhone 4 apagándose súbitamente, de forma aparentemente aleatoria aunque el patrón que he acabado observando es que ocurre cuando el teléfono está accediendo a internet y la conexión que usa en ese momento fluctúa (sea WiFi, 3G, etc). Pero a veces también ha ocurrido estando en modo avión, en medio de un videojuego, o cualquier otra app que haga uso intensivo del hardware. Es una avería, pero ya no tengo garantía de ningún tipo y por la reparación me huelo que me van a pedir casi lo mismo que por un teléfono nuevo (y teniendo en cuenta que el hipotético iPhone 5S no tardará en ser presentado, como que prefiero aguantar tanto como pueda con este; gracias).

La cuestión es que cuando un iPhone no responde, el método habitual para apagarlo o encenderlo de nuevo "a lo bruto" (hard reset) es pulsando el botón "Power" y "Home" a la vez durante unos 15 segundos. En mi caso, por la naturaleza de la avería, el iPhone intenta arrancar cada vez pero no siempre lo consigue teniendo que insistir con el mismo método varias veces... :(

Esta noche supongo que la avería ha ido un paso más allá y me ha regalado con una bonita pantalla completamente blanca y tras varios intentos, el iPhone ha quedado muerto. Lo llaman "La pantalla blanca de la muerte", y buscando información en foros he encontrado una solución que me ha funcionado y que además me ha permitido conocer otra manera más de reanimar un iPhone que no responde mediante la pulsación de sus botones:

- Con el iPhone apagado,
- Pulsar el botón "home",
- A continuación, pulsar el botón de subir volumen,
- A continuación, pulsar el botón "power",
- Mantener los TRES botones pulsados durante 10 o 20 segundos,
- El iPhone debería encenderse con el logo habitual de Apple.

Literalmente, nunca te acostarás sin saber algo nuevo.
¡Buenas madrugadas!